Te has suscrito correctamente a Brenda Daenna
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Brenda Daenna
¡Dar una buena acogida! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
Creación Literaria

Relato2

. 2 minuto leído . Written by Brenda Aguado Laureano

Un vaso... y otro... y otro... y otro, ya perdiste la cuenta de cuántas botellas llevas hasta ahora, no has salido en una semana, apagaste el celular, ¿dónde habrá quedado?

Estás sentada en un rincón de la habitación, la música te aturde, pero no logras recordar nada de lo que pasó. Lo último que está en tu mente es que tus amigos te invitaron al cine y a cenar, ¿por qué te dejaron sola en ese lugar tan inmundo?

Te levantas con mucha dificultad, te cuesta mantenerte de pie, caes una vez... lo intentas nuevamente, vuelves a caer, sabes que no vas a lograrlo ¿Cuánto alcohol tomaste? No puedes creer que hayas tomado sola todas las botellas que hay en el suelo... ¿De dónde viene esa maldita música?

Haces un último esfuerzo por levantarte, te duele todo el cuerpo, es el peor dolor que has sentido en tu vida, sientes un vacío por dentro y empiezas a temblar, tus ojos se llenan de lágrimas, no entiendes qué está pasando... ¿Qué es ese lugar? No se parece en nada a tu habitación, no hay una cama, solo cartones en el suelo, no están tus cosas, ¿en dónde dejaste el celular? ¿Por qué la música es tan fuerte? El dolor de cabeza aumenta... "¡Ayuda! ¡Por favor, que alguien me diga qué es este lugar!"

No parece haber nadie más, tampoco podrías escuchar la respuesta de nadie, la música apaga todos los demás ruidos. Si hubiera alguien más seguramente tampoco te escucharía.

Logras levantarte, al fin, empiezas a caminar, tiemblas, tienes un dolor muy fuerte en las piernas, sientes que la cabeza te va a explotar, te duelen los brazos, el abdomen, el cuello, todo... No hay una sola parte de tu cuerpo que no grite de dolor.

Después de lo que te pareció la caminata más larga de tu vida, llegas, casi sin fuerza, hasta la puerta de la habitación. Respiras profundamente y abres la puerta. En ese momento recuerdas todo... No puedes mantenerte en pie y caes duramente contra el suelo, la música, el alcohol, el dolor... Al fin recuerdas de dónde viene todo ese dolor.

Tu cuerpo sigue temblando, pero tú sientes que una furia incontrolable se apodera de ti, lloras, sabes que no puedes hacer nada más. Te levantas como puedes, te secas las lágrimas por última vez, ahora sabes lo que tienes que hacer. Caminas firme hasta la puerta, la abres y cruzas hacia el otro lado. No hay nada, por fin, el sufrimiento ha terminado, es la única forma en la que podrás superar ese terrible episodio.

En las noticias, desde hace una semana no se habla de otra cosa: La historia de la chica que encontraron asesinada en la bodega de un bar, no hubo nada que se pudiera hacer para salvarla, al parecer, murió ahorcada después de haber sido violada en ese mismo lugar.

Las autoridades clausuran el lugar, el dueño y los trabajadores son interrogados uno por uno, pero no parece haber respuestas, todos saben que el caso se quedará sin respuesta como todos los demás. Al final, solo se escuchan voces casi imperceptibles diciendo: "Ojalá no haya sufrido demasiado"