Te has suscrito correctamente a Brenda Daenna
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Brenda Daenna
¡Dar una buena acogida! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
Creación Literaria

Extrañar(te)

. 1 minuto leído . Written by Brenda Aguado Laureano

¿Y que pasaría si de pronto, en medio de nada y por simple casualidad se volvieran a encontrar?

Su despedida ni siquiera fue del todo real, fue como cuando la gente se dice adiós creyendo que se volverán a ver cualquier otro día, pero el tiempo pasa y antes de que termine el primer año te das cuenta de que tal vez ese absurdo "nos vemos" se convirtió en un "hasta nunca".

¿Aún serías capaz de reconocer su mirada? ¿Qué pasa si tuvo un gran cambio? ¿Y si ya se han cruzado y ninguno de los dos se ha percatado de la presencia del otro?

Ese último día todo fue normal, se saludaron como si nada, tú sabías que no podía pasar algo más entre ustedes -¿Y por qué no? -te preguntas ahora ya sin toda la confusión de la adolescencia, pero en ese momento las cosas eran así, simplemente amistad... ¿O no?

Seguramente ya ni siquiera recuerdas su tono de voz, aunque tengas grabadas a fuego en el alma cada una de sus palabras, sobre todo esa forma tierna en la que te nombraba. ¿Serías capaz de saber si alguna vez llama desde algún número desconocido?

La tarde transcurrió tranquila, ustedes hablaban, jugaban, pero sabías que había algo diferente, algo que no se sentía tan bien como otras veces, el presagio de una tragedia que no eras capaz de desentrañar...

¿Y qué pasa si jamás se vuelven a ver? O peor aún ¿Qué tal si no te recuerda? Puede ser que no hayas sido tan importante en su vida, puede ser que hayas sido solo otra persona más, un (casi) primer amor, que ni siquiera eso llegó a ser.

Cuando cayó el atardecer el miedo se hizo cada vez más presente, aunque aún no entendieras a qué se debía. De pronto, sentiste un cálido abrazo que te reconfortó. Jamás vas a olvidar ese momento: su abrazo firme, pero tierno, su dulce aroma, el latido de su corazón tan cerca del tuyo. Después de abrazar a otras decenas de personas llegaste a la cruel conclusión de que no será igual que aquella primera vez.

Y ahora, después de tantos años, ¿realmente tendrías el valor de acercarte y hablar como si nada hubiera pasado? ¿O volverías a huir? Te alejarías lo más rápido posible así como lo hiciste hace 15 años, con la falsa esperanza de que al desaparecer de su vida podrías olvidarte de todo...

¿Crees que esta vez sí lo lograrás?