Te has suscrito correctamente a Brenda Daenna
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Brenda Daenna
¡Dar una buena acogida! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
Exposiciones / Literatura

La espiral del conocimiento y la libertad

. 2 minuto leído . Written by Brenda Aguado Laureano
La espiral del conocimiento y la libertad

Publicado originalmente para Manos y Voces por la Cultura y la Identidad AC (2018)

Espiral de libros. (Fotografía: Brenda Aguado)

El jueves se llevó a cabo la Espiral de libros en el Zócalo de la CDMX, en donde se recibieron donaciones de libros para ser llevadas a los centros penitenciarios de la Ciudad.

El evento fue organizado por la Fundación Voz de la Libertad con el apoyo del Gobierno de la Ciudad de México. La Fundación se dedica a analizar los distintos problemas sociales y realiza diversas estrategias culturales para combatir la delincuencia, la violencia doméstica y para promover la equidad de género.

El objetivo es que la ciudadanía done libros nuevos o usados en buen estado, que puedan ser utilizados por las personas que se encuentran en reclusión. Además participaron algunos sellos editoriales que también realizaron donaciones.


Las donaciones del año pasado ya sirvieron para empezar a formar una biblioteca en el Reclusorio Norte y se espera poder realizar bibliotecas más completas y en más Centros.

A pesar de que hubo un poco de lluvia, los libros fueron colocados alrededor del asta bandera de la plancha del Zócalo para formar con ellos una enorme espiral de títulos y temas muy variados. Antes de colocarlos, los libros eran protegidos con plástico y bolsas transparentes para que no se maltrataran.

Como parte del programa, durante el día se presentaron bandas musicales para amenizar y ambientar el lugar, además, cada cierto tiempo se recordaba la meta y se daba a conocer el número de libros que se habían juntado hasta ese momento.

A lo largo de la espiral podían apreciarse personas de todas las edades observando los libros y muchos niños jugaban a recorrer la figura entera. Había otros más escuchando a los grupos musicales y gente que pasaba por el Zócalo y que daba un breve vistazo para ver qué era lo que pasaba en el lugar.

Espiral de libros. (Fotografía: Brenda Aguado)