Te has suscrito correctamente a Brenda Daenna
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Brenda Daenna
¡Dar una buena acogida! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
Creación Literaria

Niebla

. 3 minuto leído . Written by Brenda Aguado Laureano

El día inició como cualquier otro: Trabajo, comida, de vuelta al trabajo, transporte, cena frente a la tv y lavar los platos al final del día.

Ya estaba de vuelta al sillón, para ver el final de la serie del que todos hablaban en la oficina, cuando quedé completamente a oscuras.

Busqué mi celular a tientas, para tratar de alumbrar un poco, pero nada, por más que presionaba el botón de encendido, no daba respuesta alguna. Supongo que se quedó sin pila sin que lo notara. Cada vez duran menos los celulares... debería regresar a los modelos antiguos, esos nunca se quedaban sin pila, y así me ahorraría también los discursos de mi jefe, por nunca responder en el grupo de whats de la empresa...

Ni hablar, necesito encontrar una lámpara, una vela, al menos un cerillo, para poder alumbrar mientras regresa la luz. Tal vez sería mejor idea salir un rato, seguro no es tan tarde, deben ser... ¿las 10? ¿Las 11? Probablemente no sea tan buena idea, sobre todo con el aumento de robos que ha habido en la zona últimamente.

Creo que toda la calle se quedó sin luz, porque no alcanzo a ver, ni siquiera dónde está la ventana. Si las luces exteriores también se apagaron, significa que debó ser algo grande, lo más probable es que tarden en arreglarlo.

Supongo que lo mejor es que trate de dormir un poco, de todas formas, mañana es fin de semana y lo primero que haré será terminar esa serie, para no recibir un spoiler más.

Esto no parece un apagón normal, no sé cuánto tiempo dormí, pero estoy seguro que ya debería ser de mañana y lo único que vea es esa maldita niebla que oculta todo lo demás.

Necesito salir de aquí, no soporto pasar un minuto más en este apartamento, necesito algo de luz... ¿Dónde están mis llaves? Estoy seguro que ayer las dejé sobre la mesa, no pudieron haber llegado tan lejos.

Estoy harto de tropezarme y chocar con todo. En cuanto llegue a sillón me quedaré ahí sentado hasta que todo regrese a la normalidad, ni siquiera encuentro el teléfono para poder matar el rato hablando con alguien. ¿En dónde está el control? Ayer ya no me dio tiempo de prender la tele, supongo que entonces se quedó en la mesita, podría tratar de buscarlo, pero seguro aparecerían cientos de cosas que no recordaba que tenía en el camino y terminaría más lastimado de lo que estoy ahora.

Tengo hambre, llevo horas sentado esperando a que pase la niebla, tal vez si abro más la ventana, o la cierro un poco, o encuentro el interruptor del ventilador. No es posible que no sepa donde están las cosas ¡En mi propia casa! Tengo tres años viviendo aquí, no es como que no me sepa las cosas de memoria: La puerta, la mesita que, convenientemente quedó también al lado de la tv y puedo usarla para dejar mis llaves, mi cartera y el control remoto. El sillón, la barra que uso de comedor, que divide la cocina de la sala, luego, el pequeño y estorboso baño, no sé quién lo decidió así, pero lo detesto; al final, mi habitación.

Todos los días camino los mismos 60m2 que tiene el depa, todos los días hago exactamente la misma rutina para salir, y la misma rutina al regresar. ¡Es completamente absurdo que ahora esté perdido en mi propia casa!

Si pude llegar hasta el sillón, puedo encontrar mis llaves y la salida, solo necesito concentrarme y caminar hacia la mesita, deben ser, tres o cuatro pasos máximo, en línea recta.

Nada, no pude dar más de dos pasos sin chocar, no sé con qué, pero estoy seguro de que no era la mesita, por más que lo intenté no pude rodearlo, estoy atrapado en el sillón, pero, ¿cómo llegué aquí?

Me levanto nuevamente, visualizo mentalmente la mesita al lado de la tele, camino con pasos firmes, uno, dos, tres, cuatro, cinco... Es imposible que haya más de cinco pasos del sillón a la mesita... ocho, nueve, diez... sé que debería detenerme, que debería regresar al sillón, pero no puedo pasar más tiempo ahí, no importa que haya más adelante, no pienso regresar a ese sillón... quince, dieciséis, diecisiete, dieciocho... la niebla empieza a hacerse más densa, ni siquiera puedo ver mis piernas mientras camino, debería parar, debería regresar. ¡Detente! ¡Deja de caminar! Es como si mis piernas tuvieran vida propia, aunque el resto de mi cuerpo tiembla, ellas siguen su camino como si nada pasara. ¡No quiero seguir adelante! ¿No entienden? ¡Necesito regresar a mi sillón! ¡Debo ver el final de la serie! ¡Debo salir! ¡No me lleven más allá! ¡Por favor!


Parece que vivía solo, definitivamente fue un infarto fulminante, creo que le pasó justo cuando se sentó en el sillón. ¡Qué terrible! ¿Seguro que no hay nadie a quien podamos avisar? Ni hablar... Terminen el registro y llévenlo a la morgue, ojalá que alguien pregunte por él pronto.